Hoy tocaba mañanero. Aprovechando el despertarse natural de las 06:30, y estando en casa todo en calma, voy hacer unos kms.

La sensación despúes de la semana pasada era buena: sin dolor y con ganas.

Estiramientos iniciales y al lío. Durante los 2 primeros kms, a gusto y notando que iba incrementando el ritmo. Km 3, sudores y calor, que se notan los 2 kgs ganados durante la lesión.

Todo va bien hasta el km 4.5. De repente, subiendo una cuesta, con el pie derecho he pisado el canal del agua que va junto al carril bici. Mi tobillo se ha doblado y he perdido el equilibrio…

Durante unos 15 metros, he intentado recuperarlo pero al final… al suelo. Rápido vistazo: leve restregón en la mano izda y en la pierna izda.

image
Caiditaaaa

Se me han acercado varios lugareños, con bastón y zapatillas de deporte, muy amables, a preguntarme, estableciendose un dialogo típico de estas situaciones:

L1: ¿Estas bien, hijo?
L2: ¿Te has hecho daño?
Yo: Estoy bien
L1: Pero, ¿te has mareado?
L2: No, se ha tropezado y se ha caído
L3: Si, ha pisado el canal y se ha caído
L1: Ah, pensé que se había mareado, con estos calores…
L4: ¿Estas bien? ¿Te duele algo?
Yo: Estoy bien, gracias. Un pequeño rasguño pero poca cosa.
L1: Pues menos mal, porque yo así me rompí el brazo
Yo: No mujer, solo ha sido un golpe
L1: Mejor así
L2: Yo me caí y me rompí la cadera ahí (señalando la puerta del parque de detrás)
L3: Normal, las calles están muy mal
L1: El ayuntamiento que las tiene abandonadas
L2: Lo importante es que no te hayas roto nada
L4: ¿Te has doblado el tobillo? ¿Te duele algo?
Yo: Estoy bien. Un pequeño golpe. Muchas gracias

Y he seguido andando unos metros para comprobar que todo estaba bien.

Después, he iniciado de nuevo la marcha y he llegado a casa, sin molestias y sin dolores, pero si cansado.

Poco a poco vamos volviendo.

image

image

Ya en casa, evaluación de daños: raspón en la mano y un poco en la pierna, nada que deje huella.

Anuncios