El desayuno, la comida más importante

Dicen los expertos, los estudios y las abuelas, que el desayuno es la comida más importante del día.

Después de un largo periodo de descanso y muchas horas sin comer nada, el cuerpo necesita energía para afrontar la jornada y el desayuno se convierte en esa parada obligada que tod@s debemos cumplir. Saltarselo no tiene sentido.

En base a eso, el pasado domingo, siguiendo mi camino de Aprender a Cocinar, no podía faltar saber preparar un desayuno.

Si, ya os imagino leyendo esto, y pensando que un desayuno no tiene miga y que es sencillo. NOOO, si yo soy el que lo prepara, puede ser una odisea…

Me decanté por sorprender a mis chicas  en el desayuno. Mi mujer, conocedora de mis habilidades culinarias, prefirió desayunar cereales que ella misma se sirvió :'(:'(

Mi hija, superilusionada con que su padre aprenda a cocinar, me pidió unas tostadas. Yo, recordando mi última experiencia con las tostadas, carbonizadas que acabaron, me puse a ello.

Las coloqué en la tostadora y me pusé a observar. No quería que esta vez se quemaran. Pasados unos minutos, saltaron de la tostadora… preciosas. Doradas, sabrosas y bien terminadas.
Un suspiro de alivio salió de mi boca y me dispuse a llevarlas a la mesa para tunearlas un poco.

La mala fortuna quiso que una de las tostadas se me cayera… nooooooooo 😨😨😨

Bueno, si había podido hacer las anteriores, podría hacer otra :).

Vuelta a la cocina, pan a la tostadora y a seguir poniendo la mesa. Al poco, se oye la tostadora y al acercarme… HORROR, la tostada se había carbonizado. No me fijé que estaba en el 5 de potencia y eso para 1 tostada, fué mucho. La cogí y a la basura y vuelta a empezar… pan a la tostadora, bajar la potencia a 3 y a mirar como se hace.

Al poco, vuelve a salir dorada y crujiente. Una sonrisa invade mi rostro y feliz me voy a desayunar con mis chicas.

Se que es una tostada y que no tiene merito pero, para mí es un gran paso.

Aprendiendo a cocinar

Con el comienzo del año nuevo, uno de mis propositos es Aprender a Cocinar.

Lo pongo con mayúsculas porque para mí es un gran reto y os cuento porqué: tengo ordén de alejamiento de la cocina, sección crear (vitroceramica, horno, microondas, tostadora y maquina que frie cosas…) 😥

Soy persona non-grata en la cocina porque destruyo todo lo que toco, a saber: soy capaz de destrozar una sopa de sobre, quemar unas salchichas y carbonizar unas tostadas… en la tostadora! Por eso, solo entro a calentar la leche y picar en la nevera y armarios.

Con este panorama y después de varios intentos de cocinar, con resultados nefastos, además de varios comentarios de mi hija (5 años) del tipo:
– Cariño, hacemos una pizza para comer, que mamá no viene?
– Valeee, pero yo la hago y tu la calientas, que tú no sabes hacerla.
– ….

He decidido aprender a cocinar. 🙂

Sé que el camino será duro. Que habrá días que no tenga ganas y que me cueste hacer una mezcla o calentar un sofrito, pero he decidido hacerlo y lo voy hacer.

Aprendiendo a Cocinar